Rompe tus límites

Rompe tus límites y sé creativa

¡Rompe tus límites!

“Lo imposible está lleno de posibilidades infinitas. Tal es el fruto de su estructura.”

Al no alcanzar a ver con la mirada humana ese infinito, uno tiende a creer lo que significa el concepto imposible desde la conciencia colectiva.

Te animo a que vayas más allá de ese límite. Percibe más allá y siente. Toma conciencia de que no hay nada en la Creación que pueda ser definido como imposible.

Continuar leyendo “Rompe tus límites”

El Amor De Mi Hacia Mi

El Amor de mi hacia mi

El Amor de Mi hacia Mi, el verdadero amor que reside dentro de mi. Dentro de cada uno. Y es para mi. Para cada uno. Y luego, si lo deseo, puedo compartirlo, puedo irradiarlo de la misma forma que  puedes hacerlo tú.

Es incondicional, tierno, protector, dulce, no invasivo, está siempre presente y al mismo tiempo, sabe cuándo hacerse presente. Es mi amor, mi amor hacia mi. Es tu amor hacia ti. Intenso, suave. Muy presente. Genuino.

La verdadera base del Amor Incondicional. No aquel que tristemente se confunde con la  lástima, sino el Amor que honra todas y cada una de las formas de expresión, de creación. Y lo honra en los otros porque ha aprendido a honrarse a si mismo. No hay nada que cambiar. Está bien como es. 

¿Ya has entrado en contacto con ese Amor hacia ti? Cuando lo hagas sentirás una gran diferencia en tu concepto sobre lo que es vivir, estar en la experiencia de vida con un cuerpo físico. Lo cambia todo, aunque aparentemente no cambie nada. 

No olvides que es una toma de conciencia, siempre ha estado ahí pero pocas veces por no decir nunca, habíamos tomado conciencia de ello. Y la transformación que viene con esta toma de conciencia requiere que tu elijas y permitas que se vaya desplegando, que vaya fluyendo eso tan auténtico en ti, en tu vida.

Clara Freire (Cati)

La Aceptación del Ahora

Aceptación del Ahora

Aceptación del Ahora, ¿qué sientes cuando escuchas o lees esas palabras?

Sí, aceptar el Ahora sin huidas puede resultar un gran reto en muchos instantes.  Puedes recordarte que cuanto más luches, cuanto más resistas, más difícil puede volverse la experiencia. Y más te confundes tú en ella.

Sin embargo, cuanto más presente estás en ti, más fácil es estar en el momento presente, aquel que se está viviendo, no el que ya pasó o el que tiene que llegar. El Ahora.

“Si observas un amanecer la primera imagen puede ser de un Sol naciente que refleja su luz en un mar tranquilo. Y eso es una réplica de tu Ser, apacible, calmo, en aceptación de cada nuevo día y lo que puede traer de  experiencias y sabiduría.

No temas los movimientos que alteran esa tranquilidad, sólo son experiencias. Y sí, ten presente, sé consciente de que en tu verdadero Ser eres imperturbable. Esa es tu naturaleza.

Desde ahí, observa los aconteceres del día, del momento, del Ahora. No importa qué está ocurriendo, siempre que tengas claridad y recuerdes tu verdadera condición. Puedes ser observador mientras participas de la experiencia al mismo tiempo, recuérdalo.

No te engañes creyendo que tú eres los acontecimientos. No es así. Con ello te invito a la Aceptación del Momento, del Ahora.”

Clara Freire (Cati)

El Caos

El Caos

El Caos parece adueñarse de la vida. Casi sin darse cuenta el humano se ve metido en experiencias que lo sumergen y lo sacan sin ritmo, sin freno. En ese vapuleo, el movimiento lo deja  casi sin aliento, sin esperanza. Parece el fin. De hecho lo será. Tanto si sale de ese torbellino como si no, es el final de una etapa, de una forma de actuar, de vivir, de pensar, el final de unas identificaciones y patrones que generan hábitos.

De entre todas las olas desenfrenadas, impetuosas y, a veces violentas, surge todo un potencial de vida. Pudiera parecer que  nada pueda emerger de ese inmenso caos, de ese inmensa conmoción vital. Sólo es cuestión de permitir que obre el milagro.

Casi sin darse cuenta y de la misma forma que se inició, el humano sale de ese atolladero e inicia una nueva forma de ser.  Sale aturdido, confuso, desorientado, preguntándose cómo ocurrió, cómo se dejó arrastrar hasta ese punto sin siquiera darse cuenta de lo que se avecinaba. 

En toda esa confusión, el humano pretende que nadie le altere aún más su ya mermada capacidad de enfoque. Un poco de calma, de quietud, de sosiego es la mejor medicina para que se asiente ese nuevo orden interno, y el humano pueda integrarse con más facilidad en él. Esa sacudida vital sacará, despojará de todo aquello que ya no le resulta útil, ya sean relaciones, compromisos, trabajos, actitudes o patrones de vida, de vidas. 

Es un tiempo delicado, de mucha vulnerabilidad, que no siempre es entendida y ni siquiera aceptada por el entorno. Y sin embargo, es necesaria para volver a crear.  Es una final y no es un final. 

Clara Freire (Cati)